Violencia. Psicoanálisis y Sociedad (N°4 – 2015)

“Violencia. Psicoanálisis y Sociedad” es el título de este nuevo tomo de la Revista de Psicoanálisis.

La historia del siglo pasado y de este siglo XXI está sembrada de rupturas y discontinuidades que nos llevan a repensar los dispositivos conceptuales y metodológicos en los que está cimentada la teoría y la clínica psicoanalítica, en la medida que las nuevas realidades sociales y culturales se encuentran sujetas a un torbellino de constantes modificaciones.

Sabemos que es una utopía pensar que analista y analizado se encuentran solos, en la intimidad del consultorio, sin estar atravesados por los valores, los prejuicios y los nuevos códigos interpretativos de una sociedad como esta que cambia con una velocidad pasmosa.

Y si bien Freud llamó al psicoanálisis “psicología de las profundidades” y sostuvo que la escucha analítica de la compulsión repetitiva del síntoma permitía trocar esa repetición en perlaboración, de modo que los trazos singulares de un sujeto y su reviviscencia en el encuentro analítico transformasen el padecimiento en creatividad; por otra parte nunca abandonó sus reflexiones sobre la violencia, la guerra y la destructividad.

Nuestra sociedad occidental ha perdido, hace mucho, la armonía entre lo individual y lo colectivo, acrecentándose la fragmentación de la noción de comunidad; a pesar de ello los referentes sociales que organizan al sujeto siguen siendo aún: los roles parentales, las filiaciones, el concepto de familia, la noción de orden y de transgresión de la sexualidad. Pero estos parámetros, que fueron sólidos y normativos durante largo tiempo, hoy están convulsionados y estallidos.

Los procesos identificatorios se siguen llevando a cabo en el seno de dos instituciones básicas de la sociedad: la familia y la escuela. Pero la transformación del concepto clásico de familia que nos demanda revisar muchos de nuestros posicionamientos y la declinación de la escuela como lugar de creación de lazos sociales, facilitan que se introduzcan, desde los medios de comunicación, valores inéditos en los que la violencia se coloca en el centro de la forma de vincularse con el entorno.

La marginación y la expulsión del otro, que llevan a la construcción de muros entre uno y sus semejantes, resultan de un proceso activo por el cual se atacan los procesos de filiación y se destruye la posibilidad de generar lazos con los cuales tejer ese entramado social que nos constituye como individuos y nos hace pertenecientes al colectivo humano.

La proliferación actual de todas las formas de violencia, ya sean públicas o privadas, obliga a repensar cuál es el origen de estos actos violentos en el intento de encontrar posibles estrategias para lograr su moderación. Tarea compleja en la cual es fundamental entrelazar el orden simbólico y el imaginario social, con la singularidad del psiquismo construido en los avatares biográficos de cada quien.

Vivimos una época en la cual se naturalizan la destructividad, la tendencia al acto y la anulación del pensar, para consolidar el derecho a la exclusión de todo aquello que pueda poner en riesgo las normas que aseguran el bienestar de algunos. Para lograr esto, se recurre a ignorar la historia y la subjetividad de los que quedan excluidos.

También es fundamental reconocer que no se puede modificar esta actualidad sin una tarea conjunta con pensadores de otras disciplinas. En la ampliación de nuestras ideas, hay que incluir aportes enriquecedores que provienen de otros campos. Como psicoanalistas, no podemos quedar por fuera de un desarrollo compartido que busque enfrentar esta difícil realidad, con la esperanza de poder lograr, en conjunto, un mundo más humanitario.

Por todo esto encontrarán en este tomo que hoy les presentamos, trabajos que provienen del área de la educación, conjuntamente con otros textos psicoanalíticos que abordan la problemática propuesta.

En este contexto quiero rescatar las palabras de Eduardo Galeano, hombre latinoamericano de enorme compromiso social, que nos recordaba permanentemente aquella cita de Sartre: “Un hombre es lo que él hace con lo que han hecho de él”.

Índice

Editorial

  • Ana María Viñoly

Escritura-Letra viva

Contamos aquí con varios trabajos que hacen referencia al tema que nos ocupa.

Daniel Gil es un analista uruguayo de gran trayectoria y es para nosotros un honor que nos permita difundir sus ideas. Su texto “Elogio de la diferencia. Nuevas parentalidades en la era de la ¿liberación? sexual”, plantea el peligro de sumisión ante la “normatización” que imponen ciertos grupos dominantes y hace dialogar autores de la talla de Lévi-Strauss o Nadine Lafaucher, para acercar su posición personal sobre cómo se están generando “familias”, que no tienen que ver solo con lazos de alianza o consanguineidad, sino que son una nueva versión de aquellas familias ampliadas que se veían en siglos anteriores. Y agrega: “No existe la familia, en todo caso, y a lo sumo, podemos hablar de familias”. Se trata de un artículo polémico y muy interesante. Leonardo Peskin nos ofrece en el comienzo de su escrito “La violencia de hoy y de siempre”, una posición psicoanalítica sobre el término Violencia, para luego abrir el juego a la relación con lo social cuando expresa que: “Desde la cultura que sostiene a cada sociedad, podremos hacer consideraciones saliendo del ‘mundo interno’ para llegar, por vía de la relación interno-externo, ‘banda de Moebius mediante’, a las relaciones que la persona tiene con el universo que la determina. El trabajo de Juan Tesone, “Acerca de la mentira en su función protectora del psiquismo”, propone, a través de una delicada presentación clínica, que: “La mentira recubre un campo semántico vasto que incluye la ignorancia de todo lo que se miente o de la función que la misma cumple”, y agrega que: “Fue el incesto el que hizo efracción en su subjetividad… y mantuvo la mentira hasta que el momento transferencial le fue propicio para salir de la caverna incestuosa y abrirse a una luz que no la ennegreciera”.

Un desarrollo clínico muy interesante, nos aporta María Cristina Rother Hornstein en su texto “Violencia simbólica. Violencia invisible”, en el que nos acerca su original lectura de las ideas de Bourdieu y de Aulagnier. Del primero remarca el “poder simbólico” como un poder invisible que no se lo reconoce como tal, sino como algo legítimo que presupone cierta complicidad activa por parte de quienes están sometidos a él. Dominación simbólica extensiva a diferentes campos: el educativo, el lingüístico, el religioso, el científico, el cultural, el familiar y el político. De la segunda subraya el concepto de configuración de la subjetividad y de construcción identificadora, a partir de lo que Piera teorizó como “violencia primaria” (acción necesaria) y “violencia secundaria” (cuando hay abuso de poder). Margarita Szlak de Cederbojm presenta “Psicoanálisis y Shoá. El paradigma del mal. El silencio de un pacto”. Un escrito donde se descubren, a través de una viñeta clínica impactante, los efectos que producen en los hombres los estados totalitarios en los que impera el silencio y el miedo.

A continuación, encontramos el trabajo de Graciela Morgade “Educación sexuada y curriculum escolar” y el de Lidia Fernandez “Acerca de las crisis, las configuraciones defensivas y su trámite. El caso de las instituciones educativas y la violentación”. Un párrafo aparte merecen estas autoras, provenientes del campo de la educación, a quienes queremos agradecer ya que sus enriquecedores aportes abren la problemática a un diálogo plural.

Estos textos van precedidos por una introducción a cargo de Jorge Catelli, quien nos acerca a la prestigiosa trayectoria de las autoras que nos acompañan en este tomo.

Entrevista

En esta ocasión dialogamos con Silvia Schlemenson, Doctora en psicología y Directora de la carrera de especialización en psicopedagogía clínica de la Facultad de Psicología, UBA. Encontraremos en el desarrollo de la entrevista conceptos como: “Aprender es un complejo trabajo de simbolización del mundo, a partir del cual cada sujeto se inserta en el medio social en el cual nace”, u otro que dice: “Este trabajo psíquico es absolutamente singular porque está antecedido por las características del medio social del sujeto”. Cuestiones originales que amplían la perspectiva desde una visión diferente.

Homenaje

Carlos Mario Aslan no necesita ninguna presentación. Ha sido maestro de muchas generaciones de analistas, pensador original y hombre generoso en el más amplio sentido del término. Hoy nos permite, a través de una nueva y fecunda lectura de uno de sus textos señeros “Metapsicología del duelo”, continuar aprendiendo de su pensamiento.

Comentan este trabajo dos discípulos, dos amigos de él, Ana Rozenbaum y Abel Fainstein. Para Carlos Mario Aslan no alcanzan nuestras palabras de agradecimiento.

Con-textos

Adriana Sorrentini nos ofrece su trabajo “¿De cuáles herramientas disponemos los psicoanalistas para nuestra praxis hoy?”. En él busca destacar que la importancia de las herramientas que se usan en nuestra praxis, parten de los fundamentos psicoanalíticos y considera que los cambios adaptativos surgirán desde lo formal y nunca desde los fundamentos, pues se corre el riesgo de transformar al psicoanálisis en una de las tantas psicoterapias existentes.

Trabajos libres Congreso API – Boston 2015

Continuamos con la publicación de los trabajos que fueron presentados en el Congreso de Boston.

En esta ocasión son los siguientes textos: “Analizando en los límites: un encuadre para la añoranza”, de Raúl Tebaldi. “Las variaciones de la técnica y la atemporalidad de lo inconciente”, de Juan José Falcone, “El concepto de imaginación en psicoanálisis”, de Analía Wald y “La muerte de la madre en la infancia” de Alejandra Doretti.

Mesa redonda

Nuestra revista está interesada en buscar articulaciones entre psiquiatría y psicoanálisis.

Por ello hemos realizado esta mesa redonda “Avances en el tratamiento psicoanalítico de pacientes difíciles y/o intratables (?)”. La misma fue coordinada por Máximo Kogan y contamos, para su realización, con la participación de Alejandra Vertzner Marucco, Rafael Groisman, Gabriel Dobner y Emilio Vaschetto.

Máximo propone a los invitados al diálogo, que hagan propuestas que nos permitan acercarnos, desde lo vivencial y desde la clínica, a esos pacientes severos, independientemente del diagnóstico con el cual se los rotula.

Revista de libros

Aquí encontrarán la reseña de tres libros. La herramienta psicoanalítica hoy, compilado por Alejandra Vertzner Marucco y comentado por Abel Fainstein. Iluminaciones freudianas.

El psicoanálisis en la sociedad de consumo, de José E. Milmaniene y comentado por Analía Ungaro. Técnica psicoanalítica: aportaciones de la psicología del yo, de Cecilio Paniagua y comentado por Claudia Borensztejn.

Esperamos que les resulte interesante esta idea de incluir, en nuestra publicación, pensadores de otras áreas. Dejamos en manos de ustedes este nuevo ejemplar de la Revista de Psicoanálisis.

  • La herramienta psicoanalítica hoy. Compiladora: Alejandra Vertzner Marucco. Por Abel Fainstein
  • Iluminaciones freudianas: El psicoanálisis en la sociedad de consumo.
    José E. Milmaniene. Por Analía Ungaro
  • Técnica psicoanalítica: aportaciones de la psicología del yo.
    Cecilio Paniagua. Por Claudia L. Borensztejn

Comité Editor

Ana María Viñoly
Directora