Presentación de Secretaría Científica del mes de junio

Palabras de apertura

¿Qué es ser joven y/o homosexual hoy? ¿Cómo entendemos la construcción sexual en psicoanálisis? ¿Es la bisexualidad constitutiva del psiquismo?

La sexuación se sostiene, para todo ser hablante, en los modos de inscripción inconsciente de la pulsión, el deseo, las identificaciones, el objeto y el goce, y a la vez de cuestiones complejas como Narcisismo y Edipo, castración y prohibición del incesto. Las salidas exogámicas son siempre conflictivas y requieren elaboración de duelos y de la resolución de la bisexualidad inconsciente producto de las tendencias libidinales hacia los dos sexos: el propio y el heterosexual, coincidentes con las versiones positiva y negativa del Edipo freudiano.

Mientras Fliess lleva el concepto de bisexualidad al terreno de lo biológico, Freud lo lleva al terreno de lo psíquico complejizando su acepción.

Conjeturamos, que el caso La joven homosexual hace de bisagra entre las primeras teorizaciones freudianas y las expuestas por ejemplo en sus conferencias sobre Lo femenino.

Existen discrepancias entre la versión de Freud y la versión de sus biógrafas que lo llaman Sidonie Csillag (nombre de la joven). Podemos inferir que estas discrepancias se deben tanto a la transferencia negativa como al apego freudiano a la heteronormatividad. Para clarificar estas discrepancias puede ser útil la distinción entre el padre real, imaginario y simbólico que nos permite entender la complejidad de la función libidinizante del cuerpo y del sujeto.

La mirada del Otro no solo libidiniza, puede ser también expulsiva o ausente, y esto reviste graves consecuencias de estrago en el psiquismo y en la inscripción de lo femenino.

Mirta Goldstein
Secretaría Científica