Hamlet y Edipo. La depresión juvenil y el desorden de la familia actual

07/05/2019. Horario: 11:00 am - 12:45 pm


Abierta a la comunidad, Actividad no arancelada, Actividad online y presencial


Ubicación: APA


Convoca



Mesa de diálogo 1

  • Invitados: Dr. Hugo Lerner y Dra. Hilda Catz
  • Conductor: Dr. José Fischbein
  • Coordinadora: Lic. Bárbara Abadi

Ejes:

  • Lo variable e invariable del modelo edípico.
  • Causas y efectos de la pérdida del sentimiento vital.
  • La relación al padre.
  • Hamlet y Edipo hoy: familias ensambladas, adoptantes y disfuncionales.

Dr. Hugo Lerner y Dra. Hilda Catz
Dr. Hugo Lerner y Dra. Hilda Catz

Síntesis del Dr. Hugo Lerner

Considero más adecuado dialogar acerca de las tristezas y los sufrimientos ocasionados por diferentes causas que hablar de depresiones. También, y continuando en la misma línea, pretendo que reflexionemos sobre los duelos en la adolescencia, duelos por lo que ha quedado atrás: la infancia, con sus certezas y sus figuras parentales protectoras, que funcionaban en muchos casos como ideal del yo. Repentinamente el sujeto, en el comienzo de la adolescencia, se encuentra con un yo convulsionado, sus ideales tambalean y tiene que salir imperiosamente al encuentro de otros que reemplacen a sus padres. El cuerpo también ocupa su lugar en este terremoto de la identidad, adiós al cuerpo infantil y aparición del cuerpo adolescente.

El adolescente se halla inmerso en la interpelación de su reordenamiento psíquico y biológico, que lo lleva a una muerte y duelo de su cuerpo y de su universo infantil, pero con la expectativa de un nuevo nacimiento y el atractivo de conquistar un universo distinto.

El sujeto, es convocado a ocupar otro lugar y deberá ejecutar este pasaje doloroso, transitando un duelo. Duelo por la dimensión de pérdida y de abdicación. Duelo por crecer. Y este pasaje no es armonioso, ya que crecer y saltar a otra etapa es romper, es desgarrar la construcción identitaria que hasta ese momento le resultaba tan firme. El duelo hay que tramitarlo y no catalogarlo, aunque a muchos les resultará obvio, como una “depresión”.

Debemos considerar que las tristezas, aunque estén devaluadas en una cultura light invadida por el imperativo del “happy life”, no implica sentenciar rápidamente: “depresiones juveniles”, ya que esto entraña un nivel de psicopatologización y etiquetamiento muchas veces apresurado.

El aislamiento en el cuarto, la incomunicación, la complicidad con los amigos, los ocultamientos y los secretos, los amores y su búsqueda operan como factores destituyentes de los padres como únicos referentes. Los padres dejan de ser para el niño el centro y garantía del universo. Las figuras parentales son removidas de su lugar, y esta sustitución es dolorosa, ya que estos se resisten a renunciar y ceder el lugar del ideal. De ahí que las rupturas y enfrentamientos en el seno familiar correspondan a un proceso doble: por un lado, el adolescente precisa destruir el podio en el que se hallaban sus padres hasta entonces; por otro, los padres frecuentemente oponen resistencia a dicha destitución. Agreguemos que la destitución parental, aunque necesaria, deja al adolescente inmerso en una profunda soledad. Pasa de la trama edípica, de la endogamia a la exogamia, al mundo. Figuradamente y plagiando a Green, se corre de tener o no tener –en referencia a la castración– al dilema de Hamlet: ser o no ser. La labor que deberá emprender se relaciona con contundencia en estructurar su proyecto/trayecto identificatorio ya distante de su familia.

¿Debemos dialogar solo de familias desordenadas o corresponde hablar de contextos desordenados en los que la familia es un elemento de la trama socio histórica?

Frecuentemente el “desorden de la familia” se debe incluir como una célula del tejido más amplio que es el contexto social. No se puede pensar en desordenes familiares sin incluir las implicancias de las arenas movedizas que frecuentemente ofrece el contexto social, funcionando muchas veces como un obstáculo para que los sujetos puedan estructurar y alimentar sus trayectos y proyectos identificatorios.

Los modelos familiares están cuestionados, la familia está “en desorden”, afirmaba Roudinesco. Muchos de estos “desordenes”, motivados por los cambios socioculturales, impactan indudablemente en la producción de subjetividad. Los contextos actuales construyen una realidad que colabora para que los sujetos se sientan fragmentados, que sufran crisis de ideales, que presenten frecuentes trastornos en la autoestima, que sobrelleven con sufrimientos su paso por una trama social impredecible y muy convulsionada. Los argentinos hemos tenido que convivir frecuentemente con terremotos socio históricos (terrorismo de estado, hiperinflación, ausencia de Estado, desocupación, etc.), y estos tránsitos no resultan triviales: dejan marcas, son traumáticos y nadie queda indemne ante estos huracanes. Los acontecimientos socio históricos inciden en la producción de subjetividad y, paralelamente esos eventos repercuten -o deberían hacerlo- en el pensamiento psicoanalítico actual, como bien lo ha planteado Castoriadis. Las familias en tanto grupo de sujetos, indudablemente, nunca están exentos ante los terremotos que muchas veces la realidad les presenta.

CV del Dr. Hugo Lerner
Médico Psiquiatra y Psicoanalista. Premio Konex en Psicoanálisis2016. Miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Vicepresidente de la Fundación de Estudios Psicoanalíticos (FUNDEP). Ha sido profesor invitado en diversas Instituciones y Universidades nacionales y extranjeras. Autor, coautor y/o Compilador delos libros: “Psicoanálisis: cambios y permanencias”, “Organizaciones Fronterizas – Fronteras del Psicoanálisis” (2007), “Narcisismo e Mentalizzazione”, Sirpidi, Roma. (2010), “Los Sufrimientos. 10 Psicoanalistas – 10 Enfoques”, Editorial Psicolibro (2013). Coautor del libro: “Adolescencias Contemporáneas. Un desafío para el Psicoanálisis”. Editorial Psicolibro (2015), “De pánicos y furias. La clínica del desborde”. APA-Editorial Lugar, “Problemáticas Adolescentes. Intervenciones en la clínica actual, Noveduc (2017), “La práctica psicoanalítica actual. Más allá de las neurosis”, Editorial Lugar (próximo a publicarse).

Síntesis de la Dra. Hilda Catz
“Hamlet y Edipo. Psicoanálisis de niños y adolescentes Una frontera en debate buscando un horizonte posible”
El impacto de los escenarios violentos que circundan una infancia y juventud vulnerables, sensibles por definición en sus búsquedas de ambientes subjetivantes, nos compele a lidiar con las formas del sufrimiento y malestar que expresan en todas sus dimensiones .Las particulares formas de desamparo, desintegración y errancia refieren a modos diferentes de experimentar la marginación en todas las clases sociales, lo que podríamos llamar la marginación, el sin-sentido y una sociedad que no genera sentido genera violencia. La caída de la eficacia simbólica de la ley paterna y sus derivaciones nos llevan a replantear la tragedia shakespearena desde otros vértices simbolizantes.
Nos encontramos con Adicciones diversas: a las pantallas, a los videojuego, a sustancias toxicas, drogas y alcoholismo; Patologías ligadas a las nuevas tecnologías; Cyberbulling; Dificultades de Aprendizaje; Acoso escolar; Patologización y medicalización de la infancia y de la adolescencia; Problemáticas ligadas a la Identidad; Abuso sexual en sus diferentes formas: embarazos de niñas y adolescentes, violación en “manada”, violencia en la pareja, violencia contra la mujer y el niño, niños huérfanos por femicidio, complicidad familiar Depresión velada; Suicidio adolescente; Falta de credibilidad en las Instituciones y sus consecuencias, las particularidades de los hogares monoparentales; Estados de apatía y aburrimiento, Anorexia y Bulimia por mencionar algunas. Al mismo tiempo, se observa un aumento de la heterogeneidad e inestabilidad de referencias identitarias en relación a las problemáticas de genero lo que incrementa también la incertidumbre y la presencia-ausencia de un futuro incierto e inasible en tanto proyecto.
Todas estas manifestaciones más otras que se van agregando ligadas a los avances de las ciencias y de las tecnologías, complejizan el entorno circundante como las relacionadas con la Inteligencia artificial, la robótica, el transhumanismo y el post-humanismo nos interpelan como psicoanalistas a profundizar en los abordajes interdisciplinarios y ponen al psicoanálisis en debate, así como sus horizontes y fronteras.

Pasados 100 años, en el siglo XXI
¿Cómo están los psicoanalistas y el psicoanálisis? ¿Qué márgenes estamos ocupando, qué fronteras delimitando y que horizontes vislumbrando para constituirnos y mantenernos libres para enfrentar las paradojas de nuestro tiempo?
¿Cómo hacemos para ofrecer una frontera de contención necesaria que habilite un horizonte de respeto a la libertad de sus propias búsquedas?
¿Cómo sostenemos nuestro trabajo basado en los vínculos, en un mundo en el que lo instantáneo, lo inmediato y su fugacidad predominan atacando el espacio de encuentro con el otro mediatizado por el tiempo? Y ante lo imprevisible de los hechos y la caída de lo establecido en nuestra tarea. ¿Sabremos cómo psicoanalistas de este siglo ocupar esa posición en la actualidad?
¿Conseguir mantenernos en el margen como un espacio de transición, de interrogación permanente, un “entre” donde no nos dejemos capturar ni por la fuerza entronizada de los prejuicios ni por la seguridad imaginaria de las certezas?
Ese margen que habilita la puesta en crisis del saber establecido, de lo “políticamente correcto” y nos permite vislumbrar una realidad en interacción con el entorno. en los que el Psicoanálisis de Niños y Adolescentes debe manifestar además su potencia clínica y su compromiso con la sociedad.
Mc Ewan en su libro “La ley del menor” dice: “…ese adolescente quería lo mismo que quiere todo el mundo… un sentido”.

CV de la Dra. Hilda Catz
Coordinadora del Departamento de Niños y Adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina “Arminda Aberastury”. Doctora en Psicología PhD, Universidad del Salvador- Asociación Psicoanalítica Argentina. Miembro titular en función didáctica de la Asociación Psicoanalítica Argentina. Miembro de F.E.P.A.L. Federación Psicoanalítica de América Latina. Miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional (I.P.A.)
Guionista y Co- Directora del cortometraje “Candela” que relata una primera entrevista por un caso de mutismo selectivo en una niña de 4 años trabajando con los padres y sus dibujos.
Coordinadora de Espacios de investigación de la obra de Bion y de los Post-Bionianos, Asociación Psicoanalítica Argentina
Profesora titular invitada de la USAL (Universidad del Salvador) de la Maestría del Post- Grado de Escuela Inglesa y Francesa. Profesora de Seminarios de la Asociación psicoanalítica Argentina.
Trabajos de investigación sobre la técnica del garabato de Winnicott en niños, adolescentes y adultos. Ejecución de videos y cortometrajes sobre casos clínicos ficcionales de primeras consultas e intervenciones terapéuticas, con la técnica del Garabato de Winnicott.