«Tramitar en acto y cambio psíquico»

18/06/2019. Horario: 9:00 am - 10:45 am


Abierta a colegas de la institución, Trabajo libre


Ubicación: APA


Convoca



  • Autor: Dr. Héctor Krakov.
  • Discutidor por autor: Dr. Abel Fainstein.
  • Discutidor por Secretaría Científica: Dr. Teodoro Devoto.
  • Coordina: Lic. María Patricia Romero Day.

Tramitar en acto y cambio psíquico

Resumen

El autor intenta ofrecer conceptos de cuño personal, centrados en las nociones de “sujeto inconsciente”, “tramitar en acto con otro”, “mudanza subjetiva” y “cambio psíquico”. Siguiendo el concepto freudiano de tramitación psíquica, sostiene que el primer momento clínico del tramitar será en la actualización transferencial con el analista, en calidad de “otro”. Recién en un segundo momento, la captura simbólica de lo tramitado se hará a través de la actividad del pensar. El cambio psíquico ocurriría cuando el analista es ubicado por el paciente en “su lugar” en la escena repetitiva, mientras él es quien ahora encarna al otro significativo en cuestión. En esa configuración transferencial, la apropiación de un “hacer distinto” del analista, diferente de la que el paciente tuviera en su momento, permitirá que las escenas repetitivas colapsen. Advendría así una “mudanza subjetiva”, y con ello el anhelado cambio psíquico.

Punteo de temas

  1. El psicoanálisis trabaja.
  2. Por qué los pacientes hablan de lo que lo hacen en sesión y no de otros temas.
  3. El sujeto inconsciente, que nos habita, es un sujeto en devenir obstaculizado en su despliegue. Sus alternativas se dirimen en las relaciones interpersonales.
  4. Los analistas somos convocados como especialistas en detectar y saber remover los obstáculos que impiden el despliegue del sujeto inconsciente.
  5. El sujeto inconsciente nos “habla” con el decir y el hacer del paciente en sesión.
  6. Tramitar psíquicamente. Parece como si la dificultad para la tramitación, la imposibilidad de mudar una impresión actual en un recuerdo depotenciado, dependiera justamente del carácter de lo inconciente psíquico.
  7. Lo que no pueda ser tramitado en sesión seguirá vigente en las relaciones interpersonales. Así, la frecuencia semanal no es un dato menor o un elemento segundo.
  8. El dispositivo para dar cuenta del proceso analítico lo conforma la solidaridad clínica asociación libre-atención flotante. Tiene el carácter de una pantalla de osciloscopio. Cuando paciente y analista no se atienen a la regla fundamental “el osciloscopio esta apagado”. En esos casos se habla en sesión, sobre temas de la vida fáctica de los pacientes.
  9. Psicoanálisis aplicado vs. psicoanálisis clínico.
  10. Lo inconsciente es atemporal y tiene capacidad de alucinación.
  11. Postulo, como hipótesis central de mi propuesta, que la tramitación psíquica se realiza en acto con otro (no con un objeto)
  12. La tramitación se hará en dos etapas. La primera será en acto con el analista, a partir del decir y el hacer del paciente en sesión. En la segunda etapa, lo puesto en acto se podrá abarcar por el pensamiento reflexivo.
  13. Los modos en que el psicoanálisis trabaja en sesión: ejemplos clínicos.
    1. El caso Hernán: Me resulta difícil separar la paja del trigo.
    2. La paciente K. [Del baluarte al enactment. El no-sueño en el teatro del análisis]. Roosvelt Cassorla. Golpe en el brazo del sillón. El analista “es” la hija de una madre psicótica, con síntomas hipocondríacos.
    3. S.O.S. Diana Etinguer. Un paciente mentiroso, como el padre.
  14. El “hacer” específico del analista y el cambio psíquico. A diferencia de La rosa púrpura del Cairo, somos llamados a “subirnos a escena”.
  15. La precondición para el cambio psíquico ocurre cuando lo pacientes nos hacen “encarnar” su lugar y participación en la escena que insiste repetitivamente en relación a un otro significativo de su vida. Y, a partir de allí, el analista debiera poder responder de un modo diferente a lo actuado por él en aquel momento.
  16. El paciente desconoce no solo la escenificación del sufrimiento padecido. Sino que tampoco tiene conciencia de la identificación con aquel (o aquellos) con los que el sufrimiento seguía ocurriendo en él psíquicamente, y que se actualizaba dramáticamente en sesión.
  17. La apropiación subjetiva de “este hacer distinto del analista” en el ahora transferencial, sobre de un “entonces” que se repite, sería el modo en que se van a generar fenómenos de desidentificación en el paciente, y consecuentemente van a posibilitar una mudanza subjetiva con la que el cambio psíquico se hará posible.
  18. Desidentificación con ese otro o “desancalje subjetivo” son términos diferentes para aludir al mismo fenómeno. Así, el sujeto en devenir recuperaría mediante el psicoanálisis la posibilidad de su anhelado despliegue.
  19. Dra. Maxine González Eloe. Didacta de la Asociación Psicoanalítica Mejicana. <Así pues, como analista decimos que el asunto está en la escucha, en el despliegue del proceso y que la curación viene “por añadidura”>.
  20. A diferencia de la postulación anterior, al referirme a “el psicoanálisis trabaja” estoy aludiendo a un sentido particular, tanto de la noción de escucha como de proceso, ambas nociones ligadas a mi postulación sobre el sujeto inconsciente.
  21. Por tal razón el analista tendría una intervención específica a realizar, que excede una mera escucha. La excede porque los pacientes no pueden por sí mismos modificar su lugar en la escena de la que son parte, solo por ser escuchados. Justamente, el argumento que va a ser tramitado implicará la participación del sujeto y del otro de la escena, ya que ambos están incluidos en la vida psíquica del paciente. La desidentificación, y con ella el cambio psíquico, requiere la intervención actualizada de los dos personajes.
  22. Realzo así el accionar puntual y específico del analista, que me lleva a sostener que la tramitación psíquica se realiza “en acto con otro”.