Marilú Pelento

Nos despedimos de Marilú.

Marilú Pelento, psicoanalista, colega y amiga. Su partida nos deja apenados, tristes y con la sensación de que todavía tenía mucho más por dar. Su calidad humana y su compromiso social fueron sus marcas.

Persona de una enorme generosidad en todos los sentidos: afectivo, profesional y social, nos deja un legado que apunta no sólo a nuestro presente sino al futuro del psicoanálisis y, fundamentalmente, de todos aquellos que sufren, los excluidos, los perseguidos, las víctimas de los enormes traumas sociales y políticos de la Argentina.

Recordamos su trabajo sobre los efectos del terrorismo de Estado en la Argentina y su denominación de duelos especiales a aquellos generados en familiares de las personas desaparecidas así como su abordaje del tema de la identidad a raíz de la restitución de los niños secuestrados por la dictadura a sus familias biológicas. Estudió el significado de los tatuajes y cortes principalmente en adolescentes e investigó en ciertas comunidades excluidas de las normas sociales, las significaciones de los códigos del coraje en adolescentes pertenecientes a sectores marginales de la población, entre muchos otros temas vinculados a los efectos de la violencia social de distinto tipo.

Su vasta y profunda experiencia clínica con niños y adolescentes permanece con fuerza en todos aquellos que compartieron su experiencia con ella.

Los reconocimientos que recibió: el Premio Konex 2006 de Psicología, el Hayman Prize 2004 otorgado por la IPA por la realización de trabajos concernientes a niños y adultos traumatizados, entre otros, no alcanzan a dar cuenta cabal de la riqueza de sus aportes al psicoanálisis, aportes que iluminan con precisión lo que nuestra disciplina puede contribuir para la mejor comprensión de los grandes dramas sociales y a enfocar su praxis, su clínica, sus herramientas, en esa dirección.

Esta es una despedida dolorosa pero es también la oportunidad de conectarnos con su producción y con sus concepciones sobre el psicoanálisis. Concepciones que revelan un pensamiento abierto que, como ella misma señalaba en su homenaje a J. B. Pontalis, desconfíe de las teorías y las síntesis y se dirija a iluminar lo inacabado, los márgenes, lo desconocido en lo conocido. En este sentido nos deja un legado vigente que permite desplegar un diálogo que se podrá seguir sosteniendo en su devenir, aun en su ausencia.

En el homenaje a su admirado J. B. Pontalis, en la Revista de Psicoanálisis, Marilú también decía que él fue un psicoanalista capaz de hacerse un nombre y de reflexionar en nuestra disciplina acerca de qué significa hacerse un nombre.

Marilú Pelento fue capaz de hacerse un nombre, un nombre propio.

Para la APA es un orgullo haberla contado entre sus miembros y, para nosotras, haber compartido su afecto y amistad.

Leticia Glocer Fiorini. Presidenta
Aida Roitman de Fainstein. Vocal de Comisión Directiva
Asociación Psicoanalítica Argentina


Queridos colegas y amigos,

Lamentamos comunicarles el fallecimiento de nuestra querida amiga y colega María Lucila Pelento el pasado domingo 9 de marzo.

Marilú fue un referente para muchas generaciones de analistas por su afectuosa disposición a compartir su amistad, su sabiduría, su erudición, su larga y valiosa experiencia clínica.

Si bien se dedicó especialmente al psicoanálisis de niños y adolescentes, fue una lúcida observadora de la realidad social y trabajó intensamente en esta área, incluyendo su activa militancia en temas de Derechos Humanos.

Compartimos con ella y Julia Braun el Grupo sobre Violencia Social creado en la APA a partir del atentado a la AMIA en 1994 y fue la oportunidad de conocer de cerca su pensamiento y la posibilidad de llevarlo a la acción en la comunidad. Esto continuó en el trabajo que sigue hasta hoy en día en la Fundación Social para el Bienestar de la gente en el barrio de La Boca trabajando en prevención primaria y secundaria con niños de familias carenciadas.

Participó activamente del movimiento psicoanalítico argentino y uruguayo dejando la marca de su pensamiento en muchos de nosotros, pero su reconocimiento trascendió nuestra comunidad al punto de recibir el Premio Konex en 2006.

Quienes tuvimos la suerte de ser sus amigos disfrutamos además de su cariñosa hospitalidad, el permanente interés por las cosas de cada uno de nosotros, palabras cálidas en momento difíciles, y el estímulo que significaron siempre sus palabras ante cada nuevo desafío.

La vamos a extrañar.

Abel Fainstein
Presidente de FEPAL

Comisión Directiva

  • Presidenta: Dra. María Gabriela Goldstein
  • Vice-Presidente: Dr. Carlos Federico Weisse
  • Secretario: Dr. Adolfo Benjamín
  • Secretaria Científica: Lic. Cristina Rosas Salas
  • Tesorero: Lic. Mario Cóccaro
  • Vocales: Dra. Leonor Marta Valenti de Greif, Psic. Patricia Latosinski, Lic. Susana Stella Gorris.