No hay que esperar a una muerte para intervenir